domingo, enero 24, 2010

mini ración de amistad

Las fotos de la vida de los demás me hacen reflexionar, veo como antiguos compañeros de clase quedan, veo como la gente tiene fotos con amigos de la infancia con los que todavía tienen relación y me pregunto ¿qué hay en mi para no tener nada de eso? vivo en un avión con mini raciones de amigos, unas raciones duran más, supongo que estoy volando a Japón con escalas, otros no duran casi nada, Roma, París, directos y sin embargo la gran mayoría de esas raciones se quedan perennes en mi memoria. Muchas veces intento que me toque la misma ración, por lo menos en el mismo vuelo, pero siempre cambian el menú, no sé si pensar que las raciones me evitan o que la mini ración de amistad soy yo, un segundo, una persona agradable con la que hablar durante un periodo determinado, que se desecha como un vaso de papel. Si es así, no me molesta, al menos he aportado algo al viaje, si cada uno tiene una personalidad diferente supongo que hay quien es un plato a repetir y quien es algo agradable, pero no lo suficiente extraordinario como para volver a probarlo.
De todos modos... me ha gustado compartir este viaje y me recuerden o no, yo les recordaré.

2 comentarios:

Luque dijo...

Un texto demasiado pesimista para mi gusto. Y si me lo permites discrepare un poco, decías y cito textualmente "supongo que hay quien es un plato a repetir y quien es algo agradable, pero no lo suficiente extraordinario como para volver a probarlo". No hay platos de primera ni de segunda, sino comensales ignorantes. Si no saben apreciar tu "sabor" ellos se lo pierden. Y te aseguro que cada vez mas pienso que hay que disfrutar cada bocado. Un beso enorme. Espero con ansias tu próxima entrada.

Pipas Carancha dijo...

Si, a mi también me gustó el Club de la Lucha... Interesante blog. Le invito a visitar el mio, trata de cosas más mundanas.